El Gobierno regional sigue intentando tapar el ‘robo’ de las vacunas

Artículo de Nuria García para Siete Días Alhama

Lo que ha quedado muy claro es la desastrosa gestión de la pandemia y el hecho de que se ha privado a muchos mayores el derecho a vacunarse, porque esas dosis se las han repartido precisamente los que tenían que velar por nuestra salud

El pasado viernes 12 de febrero se constituía en la Asamblea Regional la comisión parlamentaria que habrá de investigar, hasta donde sea posible, los incumplimientos del protocolo de vacunación. No sabemos qué tan lejos podrá llegar en el esclarecimiento de los hechos, porque desde el Partido Popular están poniendo todos los impedimentos posibles para que la investigación parlamentaria conduzca a buen puerto.

De momento han tenido que aceptar su creación obligados, porque no tenían diputados suficientes para impedirlo, pero desde el primer minuto están tratando de desprestigiar la propia comisión y las indagaciones que se intenten realizar, sólo así se pueden entender las palabras del portavoz del Grupo Popular que decía que este organismo “pretende actuar como un ariete contra el PP” al tiempo que hablaba de “cacicada” del resto de grupos parlamentarios por no permitir que sean los populares quienes la dirigieran.

Es muy evidente que si se quiere que esta comisión sirva para algo no se podía permitir que estuviera capitaneada por los causantes del hecho que se pretende investigar, que no es otro que el indecente y absoluto descontrol de las vacunas, permitiendo un desvío irregular de las mismas en la Región de Murcia a cientos de personas, incluidos altos cargos del propio ejecutivo de López Miras. Como dijo Diego Conesa “El Gobierno regional reparte vacunas como se reparten longanizas en el Bando de la Huerta y balones en el Entierro de la Sardina, sin mecanismo alguno de control”.

Permitir que el PP dirigiese los trabajos de la comisión hubiese sido como poner al lobo a guardar el gallinero. Aun así, igualmente siguen y seguirán poniendo todas las zancadillas posibles. Como no podían seguir justificando por más tiempo la ocultación total de los nombres de los vacunados de forma irregular, por mucho que se sigan escudando en la Ley de Protección de Datos, no han tenido más remedio que permitir que cinco diputados de la oposición pudiesen ver una lista donde aparecen los nombres de cincuenta mil murcianos a quienes se les ha aplicado la inyección contra el virus. Eso sí, los parlamentarios disponían de tres horas y media para revisar la lista, sin poder obtener copia ni hacer fotografías. Y por supuesto tenían prohibido desvelar ningún nombre de la lista.

En definitiva, lo que hicieron el viernes perfectamente podríamos definirlo como una pantomima, recibiendo no la lista que se les pedía, sino una maraña de nombres imposible de descifrar. 

Con estos inicios el PP ya ha dejado clara su intención de tapar todo lo que pueda y durante todo el tiempo que pueda, pero ese tiempo no será eterno y antes o después llegaremos a saber la verdad.

Lo que ha quedado muy claro es la desastrosa gestión de la pandemia y el hecho de que se ha privado a muchos mayores el derecho a vacunarse, porque esas dosis se las han repartido precisamente los que tenían que velar por nuestra salud. Y a todo esto, el presidente de la Comunidad Autónoma y máximo responsable de esta situación sigue desaparecido negándose a asumir cualquier responsabilidad.

También te puede interesar

Exámenes, seguros

Artículo de Antonio Espinosa, concejal de Juventud, para Infolínea. Desde principios de este año, a través de las redes sociales y sigilosamente, se han movilizado

Seguir Leyendo »